REDINFOR PERU

¿EN QUÉ MOMENTO SE REALIZA LA IDENTIFICACIÓN DE UN PROYECTO?

Ing° Jesús Castro Sanabria
jcastro@cip.org.pe

Es una pregunta que siempre he realizado a todos mis estudiantes y casi siempre hay una coincidencia en la respuesta de que nace de un proceso de diagnóstico participativo; sin embargo, esto no es tan cierto, pues la identificación de un proyecto se origina desde un poco antes, se origina en el momento en el que una organización o una persona decide realizar un proyecto.

Para toda organización que trabaja temas de desarrollo social siempre existirán prioridades, ello debido a diferentes factores como:

  1. El Nivel de Especialización.
    Existen organizaciones que solo trabajan temas específicos y han adquirido cierta especialización y “Know How” (saber cómo hacerlo); siendo así especialistas en campos de salud, educación, producción alternativa, comercialización, industrialización, etc., de tal manera que estas organizaciones antes de realizar un diagnóstico ya saben que el tema central de su proyecto será el tema de su especialidad y buscarán aquellas poblaciones o localidades en la que ese tema sea un problema.
  2. El Ámbito de Acción.
    Son muy pocas las organizaciones de desarrollo que pueden cubrir el ámbito nacional; en tal sentido, siempre priorizarán proyectos dentro de su ámbito de acción. La cobertura de una ONG muchas veces está definida por sus prácticas y modos de operación; por ejemplo, algunas ingresan a una región o localidad después de una determina a crisis o desastre natural brindando ayuda humanitaria y posterior a ello empiezan a desarrollar proyectos en dicha localidad estableciéndose como parte de su ámbito de actuación.
  3. La Fuente de Financiamiento.
    La priorización de las fuentes de financiamiento en el mundo a cambiado mucho en las últimas décadas; hoy en día el Perú no es una prioridad frente a otros países en el mundo; sin embargo, aún existe agencias, empresas y organizaciones que apoyan proyectos. Esta situación a obligado a muchas ONGs a priorizar proyectos que son parte de los intereses de determinadas fuentes de cooperación; por ejemplo, la USAID apoya proyecto prioritariamente sobre erradicación de la coca y producción alternativa en esos ámbitos, por lo cual muchas ONGs han tenido que enfocarse en proyectos en la selva. También hay empresas que apoyan proyectos de acuerdo a su sector de actuación; por ejemplo, la Fundación Canal es una entidad creada por la empresa Canal Isabel II de Madrid, empresa que brinda el soporte de agua potable a gran parte de Madrid (España), desarrolla una vez al año un premio a los mejores proyectos en infraestructura de agua potable para sectores desfavorecidos; en ese sentido, aquellos que deseen obtener un fondo de esta fundación, tendrían que priorizar sus proyectos a infraestructura de agua potable.

Pueden existir otras prioridades, ello dependerá de cada organización, como por ejemplo, la viabilidad de los proyectos, el nivel de operatividad que pueda involucrar una propuesta, el impacto ambiental, etc.

En ese sentido, la identificación de un proyecto no se inicia con un diagnóstico participativo, nace desde las prioridades de cada organización de desarrollo y sus propios objetivos institucionales (plan estratégico institucional).

Hace algunos años, tuve la oportunidad de conformar un equipo de proyectistas (formuladores de proyectos), la idea era diseñar y formular proyectos y presentarlos a la cooperación técnica, ese era todo el trabajo durante todo el año, un área de formulación de proyectos.

Cuando elaboramos la metodología de identificación de proyectos, discutimos todos esos puntos sobre los que les he comentado líneas arriba. Finalmente elaboramos un “Ficha de Identificación de Proyectos”; en ese sentido, cada uno de los 4 proyectistas recorrería el ámbito de acción de la ONG a la que representábamos durante un mes y luego del cual traía consigo 30 fichas de posibles proyectos identificados.

Luego en una reunión, analizábamos cada ficha y de acuerdo a los filtros, prioridades, fuentes de cooperación, limitaciones e intereses institucionales se elegía 10 fichas por cada proyectista; sobre esas 10 fichas, cada proyectista tenía que formular el proyecto por cada una, desde el diagnóstico participativo con la población identificada hasta el proyecto final; es decir, a final de año se debía haber formulado 10 proyectos y haber presentado al menos 5 a fuentes de cooperación para su financiamiento.

Como pueden observar, en este caso, la identificación del proyecto partía de cada proyectista, de su experiencia, de su mirada, de sus propios paradigmas, de sus propios cuestionamientos, desde sus propias sensibilidades; siendo aquí muy importante saber elegir el perfil del proyectista.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *